Imprimir
  
 

María Eugenia Monzón: "hacen falta en Canarias más trabajos históricos que analicen la situación de la mujer desde una perspectiva de género"

18/10/2012

Los trabajos de la historiadora María Eugenia Monzón están encaminados a restituir el papel y la figura femenina del relato de la historia de la emigración canaria. ¿Cómo se articulaba la vida cotidiana y doméstica de las miles de mujeres que quedaron en tierra? Soledad, pobreza, aislamiento, incomprensión se suman a la delicada situación de un estado civil indefinido, lo que privaba a muchas de ellas de autonomía jurídica para poder decidir libremente sobre sus familias y sus bienes. En su comunicación, Ni solteras, ni casadas, ni viudas… Las mujeres ante la emigración masculina a América en los siglos XVIII-XIX, Monzón arroja luz sobre los contratiempos que experimentaron muchas de ellas en el marco de la sociedad del Antiguo Régimen en Canarias.

“Desde el siglo XVI hasta la actualidad se han venido produciendo en Canarias movimientos migratorios hacia América. Me he detenido en el estudio del siglo XVIII y XIX, y se puede afirmar sin duda que la emigración afectó notablemente a la realidad social, política, demográfica y económica de Canarias. Me interesa analizar las consecuencias que esa salida masiva de varones tiene en la estructura familiar de las Islas. Hay que tener en cuenta que la estructura familiar de entonces era de carácter patriarcal, en donde los varones mantenían todos los poderes, responsabilidades e, incluso, la patria potestad de sus propias mujeres, que se convierten en eternas menores de edad que ampara la legislación del Antiguo Régimen”.

 

Cuando los hombres se ven obligados a emigrar debido a la precaria situación económica que padecen las Islas tras la debacle que padece el cultivo del vino fundamentalmente, las mujeres quedan en Canarias solas como cabezas de familia, con sus hijos o bien insertas en la familia de sus padres y hermanos. Monzón explica que muchas estuvieron en ese periodo sometidas a situaciones diversas, “desde la prostitución hasta el adulterio, pasando por el ocultamiento de hijos ilegítimos. Quedan indefensas en una sociedad depauperada”, añade. “Otras muchas quedan atadas de pies y manos, sin autoridad para comprar ni vender si no tenían la denominada licencia en ausencia de sus maridos, que tramitaban ante los alcaldes mayores de las Islas”.

 

A través de todos esos actos administrativos documentados en archivos María Eugenia Monzón ha rastreado infinidad de casos y circunstancias de mujeres canarias de la época del XVIII tras el hundimiento del ciclo del vino. Desde aquellas que padecen pleitos por lindes con sus vecinos, a aquellas otras que desean emplear a algunos de sus hijos, pasando por aquellas otras que desean liquidar algunos bienes gananciales. “La incidencia fue mayor en las islas en las que el vino se convirtió en el eje básico de su economía, como Tenerife y La Palma, y menor en Gran Canaria”, añade la historiadora.

 

Es significativo que haya sido hace bien poco cuando las mujeres han alcanzado la autonomía para poder administrar bienes como seres independientes y libres. “En el Código Civil que estuvo vigente en España hasta 1978 que se reforma la Constitución,  y que fue heredero del Código Napoleónico, se decía que las mujeres sólo podrían adquirir bienes de carácter doméstico, necesitando la licencia del marido cuando éstos superaran dicha naturaleza. Hasta el siglo XX no conocemos esa autonomía reconocida para las mujeres”, advierte Monzón.

 

Finalmente, la historiadora reconoce que hacen falta más trabajos históricos en Canarias que afronten sus premisas desde una perspectiva de género. “La historia de Canarias necesita una revisión con una perspectiva de género en la que se incluya a las mujeres reales, no a las contempladas en los discursos arquetípicos que dicen cómo deben ser, como los promovidos por la Iglesia. A poco que indagamos en fuentes cotidianas encontramos el rastro de lo que hicieron las mujeres durante las distintas épocas en Canarias”, concluye Monzón. 

SÍGUENOS EN

Facebook Twitter YouTube Flicker