Imprimir
  
 

UNA DE LAS ÚLTIMAS ENTREVISTAS A MORALES PADRÓN

10/10/2012

La periodista Erika Marrero realizó unas de las últimas entrevistas a Francisco Morales Padrón, con motivo de la celebración del XVII Coloquio de Historia Canario-Americana. En la misma repasa algunos episodios vinculados con esta cita y habla de su pasión por América. Sin duda, un documento valioso que reproducimos íntegramente en esta web, que da cuenta del espíritu y de la vocación del insigne historiador canario.

Por Erika Marrero

 

El autor de Así fue la vida de Romana Padrón posee numerosas distinciones, como Doctor Honoris y Causa por las universidades de Attila Josef de Szeged (Hungría) y Génova; la Encomienda con placa Alfonso X El Sabio, la Orden al Mérito Civil del Gobierno Peruano, la Orden Andrés Bello, segundo grado, de Venezuela, el Can de Plata del Cabildo de Gran Canaria, Hijo adoptivo de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria y predilecto de su pueblo natal, la Villa de Santa Brígida. Entre los premios que posee destacan el Premio Canarias de Acervo Socio-Histórico (1990) y el Premio Andalucía de Humanidades Ibn Jatib (1995). A su vez es miembro correspondiente de las Reales Academias Española de la Lengua y de la Historia, de las Academias nacionales de la Historia de Portugal y Argentina; de la Societé des Americanistes (París); y pertenece a organismos de México, Honduras, Panamá, Puerto Rico, Venezuela, Brasil, Argentina, Paraguay, Perú, etc.


Francisco Morales Padrón ha dedicado 30 de sus 83 años a coordinar el Coloquio de Historia Canario-Americana, un encuentro colombino en el que historiadores de todo el mundo ponen de relieve los resultados de sus investigaciones. El profesor emérito de la Universidad de Sevilla nos cuenta su visión personal del Coloquio y sus vivencias y conclusiones.

 

 

Usted lleva 30 años coordinando el Coloquio de Historia Canario-Americana, una ardua tarea…

 

No ha sido nunca ardua porque tenido unos consejeros de Cultura óptimos siendo variadas sus ideologías, y luego porque al frente de la Casa de Colón ha habido siempre gente como Alfonso Armas o Elena Acosta, que no tengo palabras qué ponerles… Al principio el Coloquio se celebraba con gente de Las Palmas de Gran Canaria, y especialmente de la Casa de Colón, pero echábamos mano de la gente de Tenerife. La Universidad de La Laguna colaboraba cuando aún no existía la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. En general, durante este tiempo las relaciones han sido buenas con todas las universidades y con todo el mundo. Ahora mismo me encuentro en un momento en el que vivo lejos y retirado del mundanal ruido.

 

¿Qué lugar ocupan los Coloquios de Historia Canario-Americana en la historiografía canaria?

 

Suponen un avance, unas conquistas y un alumbramiento desde muchos ángulos de la Historia de Canarias. Quiero destacar varias cuestiones: primero, se han aclarado muchos aspectos de la historia isleña; segundo, ha aumentado el número de profesionales; y tercero, hemos conseguido llegar a notables figuras de la historiografía europea y americana, que por fin han comprendido la Historia de Canarias.

 

Además, he de decir que estos coloquios son muy familiares. La arquitectura de la Casa de Colón facilita un trato muy positivo entre todos. Es más que un encuentro entre historiadores, es un encuentro vivencial.


¿Podríamos decir, pues, que estos encuentros han servido de plataforma a numerosos investigadores?

 

Sí. Ha habido un interés no sólo por parte de los profesionales de Canarias, sino también por parte de los profesionales de fuera. Por estos Coloquios han desfilado profesionales de España y de fuera de España también.


Después de tantos Coloquios, ¿aún queda algo por decir?

 

No se ha descubierto el huevo de Colón, pero se han alumbrado distintas facetas como, por ejemplo, la demografía, la inmigración como fenómeno a la inversa, etc. Me refiero a que gracias a las investigaciones de son Antonio Rumeu de Armas la Historia de Canarias ha aumentado 100 años. Ya sabemos cómo ha sido el tráfico entre las Islas y América. Hemos comprendido a saber qué fuentes hay en otros archivos sobre nosotros. Una de las notas negativas de nuestra historia es la pobreza de fondos. Por ejemplo, para investigar sobre el tema de la piratería hay que viajar mucho.


Uno de los aspectos que se tratarán en este XVII Coloquio de Historia Canario-Americana será la inmigración, un tema de rabiosa actualidad en los medios de comunicación nacionales y también internacionales. ¿Cuál es su opinión sobre este tema?


No le diría que nos están devolviendo lo que nos llevamos, pero lo tengo muy en cuenta. Es un tema bastante complicado. Recordemos que el papel de Europa en África no ha sido muy positivo ni admite comparaciones Europa-América. África no se ha preocupado por modernizarse y por explotar honradamente sus riquezas. ¿Quiénes son los que montan las mafias? El fenómeno es complicado. Tenemos que tener en cuenta que nosotros fuimos mucho a África en busca de riquezas y mano de obra. Y luego está el problema de la demografía. El hombre que viene es de color y eso repugna siempre al blanco. Hay racismo en Europa, en América y en España, aunque sea a pequeña escala. Hay una especie de animadversión por un pueblo hacia otro. Ha habido cierto racismo, y en este punto he de aclarar que no es lo mismo el negro que el moro. Son dos cosas diferentes.

 

Usted ha publicado numerosos libros sobre la historia de Canarias, de Sevilla y de América. Algunos de estos libros han sido publicados por el Departamento de Ediciones del Cabildo de Gran Canaria. ¿Está trabajando actualmente en algún proyecto?

 

Sí. He publicado numerosos libros sobre la historia de Canarias. La edición crítica de las Crónicas de la Conquista es uno de ellos. Ya va por la segunda edición. EL libro La historia del comercio latinoamericano ya es un clásico. Además, tengo numerosas colaboraciones literarias como las Cartas a Dácil, que me ha publicado el departamento de Ediciones del Cabildo. Ahora trabajo en la visión que han tenido los extranjeros de Sevilla. El librito se va a llamar Otro panorama de Sevilla. Se trata de recoger cómo han visto los visitantes lo negativo de Sevilla. También tengo otro proyecto autiobiográfico literario con una pequeña empresa editorial. El libro, que está listo para imprimir y que tendrá muchas fotografías mías, se llamará Mirando hacia atrás. Saldrá a la luz antes de Navidad.


Uno de los dos seminarios de esta edición del Coloquio de Historia Canario-Americana gira en torno a Colón y las Islas del Atlántico con motivo del V Centenario de su Muerte. Después de tanto tiempo, ¿aún quedan cosas por decir del Amirante?

 

El tema de Colón para este seminario de me ocurrió a mí, aunque me tiene harto el hecho colombino. Yo iba a escribir El huevo de Colón y el hueso de Colón. No hay cosas nuevas. Lo único nuevo era la aclaración del origen y los restos de Colón. ¿Cuáles eran los auténticos? En parte ya está aclarado. Se sabe ya que parte de los restos que hay en Sevilla son de Colón. De los científicos que han llegado a estas conclusiones hay más de uno en nuestro Coloquio. Luego hay otros aspectos relacionados con Colón que se tratarán en el encuentro, como las diferentes visiones que el europeo tiene del indio.


El XVII Coloquio de Historia Canario-Americana ¿es una continuación al anterior?

 

Efectivamente. Cada reunión bienal da la sensación de ser una repetición del anterior, pero nosotros los historiadores sabemos que los hechos no se repiten y que todo cambia, por eso existe el tiempo. El tiempo lo hacen las cosas al variar. Sin embargo, cada encuentro bajo los techos de la Casa de Colón da la sensación de ser cada uno repetición del anterior. Pero no es así. Cada Coloquio es una continuación del inmediatamente anterior. Los participantes unas veces se repiten y otras veces vienen nuevos. Eso sí, cada uno de ellos es consciente de que con sus trabajos la historia insular ha crecido. Sabemos más de muchas cosas y nos vamos con el propósito de averiguar más de nuestro pasado histórico.

 

En este XVII Coloquio de Historia Canario-Americana se van a presentar las actas de la anterior edición…

 

Sí. El Departamento de Ediciones del Cabildo de Gran Canaria ha publicado ya las actas del XVI Coloquio de Historia Canario-Americana, además de los tres seminarios que tuvieron lugar en 2004. Recordemos que uno estaba centrado en la Inquisición de Canarias –celebrado con motivo del V Centenario de la creación del Santo Oficio-, otro versaba sobre Isabel La Católica y el Atlántico –con motivo del V Centenario de su muerte-, y el último trataba sobre El azúcar y el mundo atlántico. Pues bien, estos tres seminarios han sido recogidos en tres libritos en los que se han incluido todas las ponencias y comunicaciones del anterior Coloquio. Los pensamientos y las investigaciones de los investigadores de Canarias y el Atlántico han quedado materializadas en tres volúmenes. Por otro lado, el cuadernillo de las actas incluye el índice de ponencias por áreas temáticas de 2004, y un CD-ROOM que recoge todas las ponencias en formato digital, un formato muy útil para nuestros investigadores, que se van adaptando a las nuevas tecnologías.


En la presente edición, además de los dos seminarios sobre Colón y sobre la Piratería, habrá ponencias y comunicaciones de varias áreas temáticas… ¿Qué temas se tratarán este año?

 

Se trata de temas ya casi familiares en los que cabe resaltar los estudios presentados sobre la Mujer y la historia, como por ejemplo la ponencia Isleñas en Cuba: llenando panzas, construyendo identidades; los referentes a la Historiografía, donde se tratarán temas como Canarias en la enseñanza secundaria: posibilidades de la digitalización uso didáctico de la prensa; dentro del área de Geografía y organización territorial se van a hacer aportes sobre, por ejemplo, El emigrante retornado a Gran Canaria desde Cuba, 1900-1940; también habrá estudios sobre Historia política e institucional, como por ejemplo La influencia de las Islas Canarias en el desarrollo del derecho común europeo en Suramérica; sobre Historia Social, donde se tratarán temas como la Historia de Canarias y fracaso escolar, o Los pozos de los desaparecidos durante la represión franquista; sobre Historia Económica, como por ejemplo las Empresas canarias en Latinoamérica; o sobre Arte, donde se hablará, entre otros temas, del cementerio de Cristóbal Colón o de La nueva escultura pública de Gran Canaria (1995-2005); y también tocantes a la Arqueología, como La magia de los tatuajes en el mundo bereber o los resultados de las Investigaciones arqueológicas en el Parque Nacional de Garajonay.

Hablamos, pues, de un Coloquio que admite varios disciplinas a parte de la Historia de Canarias propiamente dicha, pero en relación con ella.

 

Sin duda. El Coloquio de Historia Canario-Americana tiene un carácter interdisciplinar. La Historia de Canarias se tiene que apoyar en otras disciplinas como las que he nombrado. De esta manera es como podemos tener una idea global de la Historia de Canarias.


 

SÍGUENOS EN

Facebook Twitter YouTube Flicker