Imprimir
  
 

LA ESCLAVITUD ES UN ASUNTO POLÉMICO Y TABÚ TANTO DENTRO DE CANARIAS COMO FUERA DE LAS ISLAS

20/10/2014

Según el profesor de la ULPGC, Germán Santana, durante los siglos del Antiguo Régimen, “se produce la mayor afluencia de esclavos a Canarias procedentes del norte de África subsahariana”.

 

El profesor de la ULPGC, Germán Santana Pérez, que leyó en el marco del seminario ‘La esclavitud, Canarias y el Atlántico’ que coordina Manuel Lobo, su ponencia titulada ‘La aceptación de la esclavitud: violencia y represión en los esclavos canarios durante los siglos XVI y XVII’, asegura que durante los siglos citados del Antiguo Régimen, “se produce la mayor afluencia de esclavos a Canarias procedentes del norte de África subsahariana”.

 

Santana Pérez aclara que estas personas cuando llegan al Archipiélago habían sido capturadas libres. “Sin embargo, muchos de ellos permanecerán durante generaciones bajo el signo de la esclavitud”. En su comunicación analizó los mecanismos empleados en las Islas para ejercitar su represión y bajo la utilización de la violencia, obligar a aceptar su sino y el de sus descendientes. “Esta violencia engrasará el aparato de jerarquización social y estimulará las diferencias de origen y raciales dentro de la sociedad isleña”, aseveró el historiador grancanario.

 

Germán Santana, que el miércoles día 22 de octubre presentará en el espacio Ámbito
Cultural de El Corte Inglés su libro ‘Enigmas y tesoros’, (en el que participan una cuarentena de historiadores de ambas universidades canarias), explica que “la violencia psíquica y física, así como el sometimiento, se convirtió en el mecanismo común del Antiguo Régimen. Este fenómeno ha sido más estudiado en América y mucho menos en Europa. Los tratantes de esclavos son los que proporcionan a las potencias europeas los hombres y mujeres con los que se construye el bienestar de dichas naciones. Se ejercen todo tipo de torturas, violaciones y se les desprende de su identidad y referentes sociales”, avanza Santana.


A los esclavos se les enviaba desde las factorías de África a Canarias, en donde se hacinan y muchos mueren debido a las lamentables condiciones que padecen. Según el historiador, “se estima que por cada esclavo que llegaba a América, fallecían cinco durante el trayecto. Las cifras de mortandad son terribles”, puntualiza. “No hay que olvidar que la trata esclavista fue un negocio parecido al tráfico de armas de hoy en día”, dice. “Además, en forma de contrabando, se introducían muchos más esclavos que lo que las embarcaciones permitían”.


“Cuando llegan a Canarias esa violencia no desaparece sino que continua el sometimiento a través de los castigos y prohibiciones. La pena en el Antiguo Régimen no es igual para un hombre libre que para un esclavo. Sin ir más lejos, en Tenerife en el siglo XVI la pena era de cien azotes o la pena capital en el peor de los casos. Se trataba de infligir penas ejemplarizantes”, dice el profesor, quien añade que no es hasta el siglo XVII, con el proceso de liberalizaciones, que se observa una reducción o suavización de los términos de los castigos”.


“Los esclavos pierden su cosmogonía, sus referentes religiosos, su lengua, su familia, sus hábitos alimentarios… pierden la esperanza de volver a sus lugares de origen. La esclavitud se perpetúa, porque no sólo es esclavo el capturado sino sus descendientes”, añade Santana, que dice que el mestizaje posterior que se da en Canarias se produce en las clases bajas o en el denominado y tercer estamento. Ello no implica que el estigma de la esclavitud no esté presente hasta prácticamente la etapa contemporánea, y que lo africano quede en este caso como algo maldito”.


Según el profesor la esclavitud ha estado adecuadamente estudiada en Canarias con trabajos de Manuel Lobo, Bruquetas de Castro, Torres Santana o el propio Germán Santana. “En lo que no se ha profundizado es en la función que ejercía la violencia, quizás porque se presta a la interpretación. Además es un asunto polémico tanto en Canarias como fuera de Canarias”, dice. A Santana al respecto le parece curioso por ejemplo que la filmografía europea o africana le haya dedicado tan poca atención al fenómeno de la esclavitud africana, el segundo gran movimiento de la humanidad después de las migraciones europeas del siglo XIX, si bien es cierto que existen más documentos populares sobre la llegada de esclavos a Norteamérica", concluye.
 

SÍGUENOS EN

Facebook Twitter YouTube Flicker